miércoles, 21 de julio de 2010

PRESENTACIÓN EN SEVILLA

El próximo 14 de septiembre se presenta ¡¡PAGA Y CALLA!!
en Sevilla,
en la LIBRERIA,
LA ARAÑA A LAS 20.00horas

(detrás mercado c/feria)
C/Amargura, 8, 41003 Sevilla
Tel.954 380 679
www.libreriaenlared.com

OS ESPERO!!!

lunes, 12 de julio de 2010

¡¡PAGA Y CALLA!! en "A PEU de PÀGINA" (BCN)

En breve...podreis encontrar ¡¡Paga y Calla!! en Bcn.
En "A PEU de PÀGINA" C/ Major de Sarrià, 50 - 08017 -
Tel.93 280 60 50 / Móv.607 608 063
llibreria@apeudepagina.com

martes, 6 de julio de 2010

Crítica de ¡¡PAGA Y CALLA!! por MJ.

http://lautopiadecasiopea.blogspot.com/2010/07/paga-y-calla-de-elena-porras-sanchez.html

OPINION DE MJ,(en LA UTOPIA de CASIOPEA):

En escasamente 200 páginas teneis una novela reivindicativa, escrita con una fuerza arrolladora a la que se terminará sucumbiendo.

Tal y como pone en la sinopsis, Elena Porras nos narra el encontronazo que tuvo con la justicia española..., porque aunque ésta teoricamente esté para ayudar a la víctima / necesitad@, muchas veces termina siendo el verdugo de una gran injusticia.

¿Qué le ocurrió? Algo que dejó pasmada a más de media España. Inició una relación con un hombre separado que tenía una hija, y un juez decide que ella deberá acarrear con parte de la pensión a pasar a la ex-mujer de su pareja... ¿Desde cuándo una tercera persona debe hacerse cargo de algo que solo compete a una pareja? El tema de las pensiones cuando hay una separación y un niño por medio debe ser resuelto entre esa pareja, y no cargar tal responsabilidad a una tercera persona. Vamos a ver, estamos hablando del sustento de un niño que según el saber popular, se ha tenido porque se ha querido y todavía se le quiere, ¿a qué santo viene el querer encasquetar a otro la manutención de tu propio hijo? Lo normal es que si yo tengo un hijo, yo me haga cargo de él y no pretenda que la vecina me sufrage los gastos.

Pero la autora no solo arremete, con todas las de la ley, contra el sistema judicial por lo relacionado con las pensiones, sino por haber pasado de un extremo a otro en cuanto a la situación de la mujer frente a la del hombre en temas relacionados con la custodia del niño, incluso se atreve ha escribir sobre el maltrato de género.

Hace relativamente poco, 10-15 años, eran muy pocas las mujeres maltratadas que denunciaban por el convencimiento de que la ley no iba a hacer nada. Obviamente la situación ha cambiado mucho, pero aunque los políticos canten a pleno pulmón y a los cuatro vientos que ahora la situación es muchísimo mejor, la autora (y yo me incluyo) piensa que se ha pasado de tenerlas desprotegidas a tenerlas tan protegidas que algunas de ellas se atreven a mentir para sacar su buena tajada económica a costa de sentenciar injustamente a su antigua pareja.

Se han dado varios casos que para conseguir la separación, y con ella una manutención cuantiosa, la mujer ha denunciado de maltratro injustamente a su pareja. Esa denuncia es toda mentira, y aunque luego se supiese que todo fue una treta para sacar más dinero, como es una mujer, pues no pasa nada. Debo decir que esto me parece sangrante. Si queremos igual, es para lo bueno y para lo malo.

Nadie tiene derecho a destrozar la vida de otro y da igual si hablamos de mujer o de hombre. Si se acusa injustamente a un hombre de maltrato, no solo se está consiguiendo que esa persona pueda ir a la cárcel siendo inocente, sino que deba pagar por un delito que no ha cometido. Es más, su vida cambiará mucho (si es que no lo hace radicalmente) porque la gente de su entorno (trabajo, vecinos, conocidos, etc) cambiarán la forma de tratarle, y el inocente se verá injustamente sentenciado y apartado.

La justicia todavía está lejos de ser lo que debería ser. No es justa, tiene muchas injusticias en su haber. Y el libro trata muchas de esas injusticas. Las nombra, las expone, y lo más importante, hace una crítica constructiva sobre ellas.

Me parece un buen libro para que veamos cómo esas leyes que creemos un adelanto (y sin duda en parte lo son), suplen una desigualdad (la mujer frente al hombre) para crear otra, la del hombre inocente frente a una mujer sobreprotegida y a la que se le da la razón por el simple hecho de serlo.

jueves, 1 de julio de 2010


Publicado (01 de julio) en La Vanguardia Digital.

HAY OTRA REALIDAD MÁS ALLÁ...DE LA SUYA!
Elena Porras Sánchez | 01/07/2010 - 08:30 horas
Me causa vergüenza y cada vez más, la forma en como se pretende silenciar a aquellos que desde su posición intentan evidenciar una realidad, que viven a diario muchos ciudadanos carentes de voz, pero que sin duda molesta a muchos otros. Lo reconozco, los jueces de este país, no son precisamente, santo de mi devoción. Pero que un juez, hable sobre una ley como la de -violencia de género-, y que como ley, diga que no está siendo efectiva y acto seguido, se exponga a un expediente, sanción o inclusive pretender apartarle de la carrera judicial, como sucedió en otros casos que intentaron expresar lo mismo desde su experiencia, desde su día a día, plasmando esa realidad y a los que se les avisa, amenaza y amedrenta con que eso pueda suponer el fin de sus carreras profesionales (motivo por el cual es evidente, otros no se van a arriesgar en pronunciarse) , me pregunto varias cosas.

La libertad de expresión en este país, ¿acaso existe únicamente para ustedes? esos que siguen diciendo que lo hacen todo tan correctamente, pero que lamentablemente, cada vez hay más muertes por esa violencia que ustedes denominan de género.

Quizá debiera opinar a partir de ahora sobre leyes, el panadero, que seguro según su perspectiva sabe más que ellos y además es un experto en la materia, en esa materia que ustedes dicen conocer tan bien, pero que sin embargo siguen enviando mensajes erróneos a una sociedad en la que viven "personas con miedo" (ese es el único género, el de -personas-, el que debiéramos usar, porque una víctima, es eso, víctima, independientemente de su sexo. Aparquen los sexismos porque les aseguro que algunas mujeres, estamos hasta el moño, por no utilizar otra expresión, de oírles hablar de su único género), personas que viven en el miedo, y que siguen y van a seguir así, ¿el motivo? saben a ciencia cierta, que sus métodos, sus leyes, sus verdades absolutas y sus repetitivos discursos, no les van a proteger, ni ahora ni nunca.

Y que no les cause estupor, porque les aseguro, que a expensas de que me cuelguen alguna que otra etiquetita, esas que tanto les gustan o me tachen de políticamente incorrecta, como viene siendo usual, pues actualmente viste mucho posicionarse en lo que denominan "correcto" que yo, a diferencia de la mayoría de ustedes, sé de lo que hablo.

Para aquellos que no lo sepan, les confieso, que no acostumbras a pasearte por los juzgados poniendo demandas a diestro y siniestro, principalmente porque tu miedo y ser conocedora de lo que aquel personaje es capaz de hacerte, no te lo permite. Es más, en la mayoría de las ocasiones tener la valentía de separarte ya es decir mucho; pues tu deteriorada autoestima, la vergüenza, el pánico, el sentimiento de culpa inclusive, el no saber, porque te está sucediendo, se unen en una mezcla de sensaciones, que no dejas que nadie descubra, pues la tristeza que se esconde tras tu mirada, es la única y verdadera y cruda realidad y quizá, si eres lo suficientemente afortunada (no todas las personas lo son) consigas alejarte de tu verdugo, entonces, el proceso de recuperación como poco va a ser realmente largo, pues aunque algunas cosas puedan quedar en el pasado, nada te va a privar de seguir mirando a tu espalda y preguntarte, si por fin conseguiste, ponerte a salvo.

Por eso, qué lástima que permanezcan ustedes en esa postura de no rectificar, a pesar de saber que es de sabio; porque les aseguro que muchas no nos permitimos instalarnos en el victimismo, que sin duda a través de esas denuncias falsas, que si existen, está reportando a quienes no tienen escrúpulos, un beneficio que otras jamás quisimos, pues nuestro mayor tesoro y pretensión, nunca fue el económico, sino únicamente, mantenernos un día más, con vida.