lunes, 20 de septiembre de 2010

Para todos aquellos...


..."que luchan incansables y no se rinden,sea cual sea, su propósito o sueño".

Silencio...
Exactamente eso es lo que muchos oímos jornada a jornada, semana a semana, un simple y solitario silencio, en ocasiones roto únicamente por el sonido de otra puerta que se nos cierra; otra más, te dices.
Pero persistes, contra viento y marea, y aún siendo receptores de opiniones con un agrio sabor pesimista de aquél que nunca mueve un dedo más allá del sillón de su salita, pero que curiosamente nos obsequia siempre con multitud de consejos gratuitos que nadie le solicitó (o al menos...yo no recuerdo haberle pedido su opinión).

Pero nosotros seguimos ahí, empecinados y con una meta en mente, entre ceja y ceja y tatuada a fuego lento que nos alienta a seguir persiguiendo nuestro sueño; en busca de esa oportunidad o de contactar con aquél que en su día sí llegó a cumplir el suyo.
Deseosos de que apueste hoy por nosotros apoyándonos tal y como otros “le brindaron” a él, en su momento dándole esa opción.
Pero no me des limosna, ni me regales lo que no me merezca. Invierte no más que un par de minutos en mí y tan solo entonces si crees que realmente “yo lo valgo” dame ese empujón definitivo que me permita seguir adelante; que la memoria te recuerde que tú, hace unos años estuviste en mi misma situación y necesitaste de aquél que creyera en tí (quizá lo olvidaste? hace ya tanto de eso).

Magistralmente y bajo apreciación personal, recuerdo como lo supieron definir en un par de escuetas frases de una gran película:
“Hay magia cuando sigues luchando más allá de tu resistencia. La MAGIA de darlo TODO POR UN SUEÑO QUE NADIE MÁS VE A PARTE DE TI”.
(Million Dollar Baby)


Probablemente pasemos desapercibidos a ojos de muchos y ni siquiera existamos, más que para esos cuatro, que su apoyo y amor incondicional quedará para los restos... (Gracias, por estar ahí).

Para que engañarse o disfrazar la cruda realidad. Lo cierto, es que ni tenemos padrino, ni apellidos agraciados y ni mucho menos con cierta musicalidad que hoy en día es lo que prima, además de dar mucho juego en el - país de las ahijadas - o del pariente bien posicionado.
No importa lo más mínimo que seas, bueno, malo o mediocre, sino el título de tus credenciales y el nombre de quien te las otorgó.

Pues a estas alturas y tal y como está el patio, más fácil es que triunfes y te hagas un hueco por ser un nuevo broncas televisivo o la hermanísima que enseñe más teta del último reality show. (Y aunque pueda parecerlo, creedme no es para nada una crítica a ellos, pues si así lograron conseguir con ello sus propósitos y sueños, enhorabuena!cada uno escoge su camino).

También hay quien nos ilustra dando reveses al diccionario u otros usando los más malsonantes vocablos, que tiempo atrás se hubieran convertido en el punto de mira y objetivo de algunas críticas alzándose con el título a la más soez y grotesca del reino, pero que "actualmente" sirven para distraer a propios y ajenos amenizando posiblemente veladas con todas esas gracias, serán quizá me digo: las risas de la ignorancia.

Nosotros, simplemente o no sabemos, o no pretendemos crear ningún circo, del que por otra parte y vista nuestra fortuna con total seguridad nos crecieran los enanos, se nos descalabrarían los malabaristas y sin duda nuestros payasos pasarían con más - pena que gracia -, en la arena de la que acabaran siendo protagonistas de un fusilamiento nacional.

Pero a pesar de todo y todos, nosotros los que sabemos hacia donde vamos, los que seguimos en el camino, los que caemos, nos levantamos y seguimos en la lucha por conseguir nuestros propósitos, a expensas de quien le pese, a pesar de todo ello no olvidéis, que somos…
los que SEGUIMOS SOÑANDO EN COLORES y EN 3DIMENSIONES, que sin duda, es como se sueña mejor.

En definitiva simples y meros emprendedores, luchadores, entusiastas y apasionados en busca de lograr realizar aquello, que nadie más ve aparte de nosotros mismos, pues me incluyo en la finalidad de conseguir un día, también… el mío propio.

Elena Porras Sánchez

No hay comentarios:

Publicar un comentario