miércoles, 26 de enero de 2011

PUNTOS DE VENTA DE ¡¡PAGA Y CALLA!!

Puedes encontrarlo en estos puntos de venta o directamente a través del e-mail: info.pagaycalla@gmail.com

*(Si eres una librería y deseas tenerlo a la venta,ponte en contacto a través del mismo e-mail).


Llibrería Caselles
C/Major ,46
25007 Lleida
973 242 346

Librería en Almacenes VALL
Avda. S'Agaró núm.10
17250 PLATJA D'ARO (Girona)

Llibrería 22 (Girona)
Calle Hortes, 22
17001 Girona
972 21 23 95

A Peu de Pàgina (Barcelona)
Carrer Major de Sarrià,50
08017 Barcelona
93 280 60 50/607 608 063
llibreria@apeudepagina.com

Librería Cámara (Bilbao)
Calle Euskalduna, 6
48008 Bilbao
94 422 19 45

Librería La Araña (Sevilla)
C/Amargura, 8, 41003 Sevilla
95 438 06 79

Librería Castellana (Madrid)
Paseo de la Castellana, 45
28046 Madrid
91 319 93 46

Librería NIKA (Bormujos)
Avda.San Juan de Dios
Edificio Bulevard,local 14
41930 Bormujos (SEVILLA)
Tel. 954 788 197

CLARÍN Librería-Papeleria
Calle Fco.Orejas Sierra,4
33400 Avilés (ASTURIAS)
Tel. 985 563 993

Librería LUQUE
Calle Jesús y María,6
14003 CORDOBA
Tel. 957 498 333

LITERANTA Llibres i Cafè
C.Can Fortuny,4A
07001 PALMA de MALLORCA
Tel. 971 425 335

QUORUM LIBROS
C/Ancha 27
11001 CADIZ
Tel.956 807 026

Librería ANTEO
Avda. de España nº 88
Dos Hermanas (Sevilla)
C.P. 41700

jueves, 20 de enero de 2011

Informativos Tele5 - ¡¡PAGA Y CALLA!!

¡¡PAGA Y CALLA!! en INFORMATIVOS Tele5

http://http://telecinco.es/informativos/reporteros/noticia/100032659/Madrastras+del+siglo+XXI/

Madrastras del Siglo XXI - Por May Gañán (15/01/2011)

Más de un millón de niños viven en familias reconstituídas. Un dato que refleja el cambio de la sociedad. Parejas con hijos que se separan y rehacen su vida con otras personas aportando a la relación unos niños que tratan de adaptarse a un nuevo modelo de familia en constante evolución. Nos centramos en el rol de las madrastras y analizamos cómo afrontan las mujeres de hoy en día esa figura de autoridad sin usurpar ante los hijos el lugar de las madres.

Elena Porras saltó hace un par de años a la prensa cuando un juez de Gerona la sentenció a pagar la pensión de la exmujer de su novio. Una sentencia tan inesperada como insólita que nunca llegó a prosperar, pero sin embargo sí provocó cambios sustanciales en la relación de Elena con su pareja.

Como ella nos cuenta, ser madrastra no es una tarea fácil y al abrirse ese frente judicial en sus vidas el esfuerzo titánico que ambos hacían para sacar adelante la relación, se vino abajo. Elena tiró la toalla. Ella es hija de padres divorciados y considera que en una separación nunca se debe privar a un hijo de ninguno de sus padres. Reconoce que con su ruptura ella perdió también el vínculo con la menor, aunque asume que en una relación adulta se eso forma parte de la propia situación. Con su historia, escribió un libro 'Paga y Calla' en el que desahogó su rabia y sus penas.

El caso de Maite es otro. Vive con su marido y juntos tienen a Quique, un niño de ocho años. Pero antes de que llegara Quique, su marido ya tenía a Santi. Maite conoció a su hijastro siendo un bebé y lo ha visto crecer. Ahora su hermano Quique cuenta con impaciencia los días que le faltan para volver a verlo. Santi vive con su madre y pasa con ellos parte de las vacaciones y los fines de semana. El niño sabe que cuenta con su propio espacio en esta casa. Han construído una relación estrecha y fluída, que mantienen con mil cuidados.

Lo primero que hizo Maite fue transmitirle su rol de madrastra y no de madre. Lo siguiente dejar los conflictos con la exmujer de su marido fuera de su relación con el niño. Maite asegura que el nivel de atención y cuidado que pone en todo lo que hace y dice con su hijastro es mucho mayor que el que tiene que poner con su propio hijo. Pero también tiene claro que sólo así es posible construir la relación de estos hermanos. Como dice Begoña Olabarría, Psicoterapeuta Relacional, al final de lo que se trata es de crear un nuevo grupo familiar y el ser humano debería tener la capacidad para crearlo en condiciones nuevas.

sábado, 8 de enero de 2011

¡¡PAGA Y CALLA!! En el programa 'PROTAGONISTAS' en Punto.Radio La Rioja.


Con motivo de la presentación del libro a finales de Octubre del 2010,en Librería Santos-Ochoa de Logroño,el periodista -CARLOS SANTAMARÍA- entrevista a, Elena Porras Sánchez en su programa de radio 'PROTAGONISTAS'.

[audio="http://www.ivoox.com/entrevista-a-elena-porras-sanchez-autora-del-libro-paga_md_482764_1.mp3"] Ir a descargar

viernes, 7 de enero de 2011

Presentación de ¡¡Paga y calla!! el pasado mes de Noviembre en Palma de Mallorca



¡¡PAGA Y CALLA!! en Literanta Llibres i cafè de Palma.

Muchas gracias y Feliz Año,a todos los asistentes,
en especial a...Cristina Tenas,Jorge Skibinsky y Bernardo Stengel.

Saludos y hasta siempre!!!

jueves, 6 de enero de 2011

FRAGMENTO DEL LIBRO ¡¡PAGA Y CALLA!!

CAPÍTULO III

..."Se sentía una terrible mezcla entre la desastrosa e ingenua Bridget Jones y la súper fantástica Carrie Bradshaw (Sex and the City), sin pretender por ello ser presuntuosa. No cabía duda de que de la segunda no tenía ni su glamour, ni el efectivo suficiente para gastarse las cantidades astronómicas de dinero que invertía ella en sus zapatos.
Pero sí le sucedían situaciones en las que se identificaba poderosamente con ella.
Sobretodo a lo que concernía al tema masculino… y no era una referencia a un bolso, un perfume o a un vestido, que también es masculino y se asemeja bastante a algunas de las habituales preocupaciones que suele tener la Bradshaw.

Tenía la sensación de que esa educación, en la que le habían inculcado valores, como ser consecuente, justa o luchar por sus ideales, que no hiciera daño gratuitamente o al menos que lo intentara. Ser honesta, que lo que es tuyo, tuyo es y lo que no, no lo quieras. O muchas otras que había ido adquiriendo a lo largo de la vida no habían hecho más, que darle reveses de desencanto al descubrir que esa misma percepción que tenia de las cosas, en muchas ocasiones no era compartida por otros.

Un ejemplo perfecto, prosiguiendo con la comparativa de la ficción del cine a su realidad diaria, sin duda sería a través de Pretty Woman donde la Roberts le resumía al adinerado Sr. Edward Lewis (Richard Gere) como cometía el error de enamorarse uno tras otro de todos los gandules habidos y por haber en cien metros a la redonda.
Y aunque muchos no vean más allá de que ella fuera una simple puta y él un ricachón asqueroso, de muy buen ver por cierto; pero si obviamos ese detalle, el trasfondo era mucho más triste, profundo y duro.

A Olga le pasaba algo parecido; y no en referencia al tema de la prostitución por supuesto, sino al hecho de que también se iba a enamorar del menos indicado. Quizá no explícitamente gandules; que también los hubo, sino más bien con adicciones altamente perjudiciales ya no solo para ellos mismos sino también para ella.

Una amiga de la adolescencia acostumbraba a decirle que era una soñadora, una idealista que vivía en un mundo de color rosa y cosas similares como que el príncipe azul no existía, así que desistiera en su empeño de encontrarlo.

Estaba en lo cierto, soñadora, idealista y para qué negarlo también una romántica empedernida, pues ella oía violines allí donde no los había.
Se planteaba el motivo por el cual debía obviar, según todos, la fantasía en su vida y lo cierto es que seguía teniendo el convencimiento de que no sentía nada distinto a lo que muchas otras personas sienten pero no se atreven a confesar abiertamente. Y a fin de cuentas tampoco le importaba demasiado si su príncipe era azul, rojo o morado.
Simplemente seguía deseando ser la princesa del cuento y que el caballero a lomos de su caballo blanco (quién dice caballo, dice coche, moto, patinete o andando), se acercara a ella empuñando su espada y cabellera al viento rescatándola entonces de su torre.
Algo por lo que hasta la fecha apostaba porque existiera y con él compartir todos esos buenos momentos que una y otra vez había soñado.
Quizá eso se convirtió en una simple necesidad de aferrarse a ello como si de una ilusión se tratara, ilusión que lentamente se desvanecía cada vez que un nuevo personaje aparecía en escena.
Consciente de que las relaciones perfectas no existían, pero ansiando que tan solo lo fueran algo más.

Lo que si era una realidad es que ya había besado a demasiados sapos para su gusto y sin haber llegado a conocer a ningún príncipe realmente. Pues los conocía siendo directamente sapos y lamentablemente para ella acababan convertidos en renacuajos. Aquella era sin duda su triste realidad, pero no por ello eso la legitimaba para hacer pagar a los demás algo que no les correspondiera.

No se sentía muy diferente al resto de mujeres de su edad pero reconocía que la mayoría ya habían hecho cosas como casarse, adquirir una hipoteca, tener uno o más hijos e incluso a estas alturas separarse o estar en trámites de ello.
También evidentemente están quiénes viven felizmente casadas, por supuesto. Aunque no pretendía entrar en estadísticas que desconocía con exactitud y porque deseaba seguir siendo optimista.
A sus treinta y siete años, no había sido madre, quizá por las circunstancias, quizá por no encontrar la persona adecuada, o simplemente por haberle dado un lugar secundario en sus prioridades, la lástima era descubrir que sus prioridades se habían limitado y centrado en las prioridades o problemas de los demás. En definitiva la cuestión es que lo había ido relegando hasta el momento. Después decidió que eso no le iba a preocupar, al menos no en exceso.

Era evidente que su subconsciente había jugado un papel más importante del que creyera y sus vivencias indudablemente influyeron en esa decisión. Pero tampoco había tenido ninguna relación como para decidirse a dar ese paso. Es más, en aquel momento esa decisión por lo pronto y visto lo visto, pensaba que había sido la correcta. Las incorrectas habían sido sin duda otras decisiones, algunas de las cuales le seguían persiguiendo en silencio a pesar del paso de los años y sin que muchos fueran conocedores de ello"...

...Fragmento perteneciente al Capítulo III del libro:
¡¡PAGA Y CALLA!!
El precio de una sentencia injusta y sin precedentes(páginas 31,32,33).

Género:Novela de Crítica Social (Editorial - Círculo Rojo).