jueves, 21 de junio de 2012

Publicado en - LA VANGUARDIA - Mi escrito del Concierto de IL DIVO.

Concierto de Il Divo en Barcelona



Únicamente dos ciudades, Barcelona y Madrid fueron las escogidas en la geografía española para albergar el concierto de Il Divo, en su gira 2012: ‘Il Divo & Orchestra in Concert World Tour’.

Yo pude estar presente en el de la ciudad Condal. Y disfrutar no solo de su fantástica actuación en lo alto del escenario en el que a parte de esas canciones, que sus seguidores conocemos bien, de la orquesta que les acompaña y de sus maravillosas voces. También pudimos ver cómo hacían gala de un estupendo carácter, cada uno según su forma de ser. Regalándonos pinceladas repletas de encanto, buen humor y complicidad.

Pero además, haber sido ganadora junto a otras personas del concurso impulsado por RTVE.es hizo que también tuviera la posibilidad de conocerlos cara a cara. Estrecharles la mano y mirarles fugazmente a los ojos, pues apenas se trató de unos pocos minutos. En los que no tienes muy claro si dirigirte a ellos en español, en inglés o incluso tratar de improvisar en mi limitado francés, para decir poco más que un simple ‘Enchanté’ a Sebastien. Y algún escueto comentario al resto.

Para hacernos finalmente unas fotos junto a ellos. Fotos que ahora orgullosas mostramos. Convertidas conscientes y brevemente, en protagonistas de algo que muchas otras sin duda anhelarían también. (Y que espero transmitirles de alguna forma a todas ellas con este escrito, para que a través de él puedan vivir un poco lo que fue ese momento).

A mi especialmente me sirvió para comprobar cosas cómo que a pesar, de ser las últimas en pasar por aquella sala. Lugar en el que minutos antes habían sido recibidas otras personas que se congregaban en una larga cola que al llegar allí me pareció, casi interminable. Sin embargo ellos, los cuatro componentes de Il Divo: Urs, David, Sebastien y Carlos nos recibieron manteniendo esa ‘eterna sonrisa’ dibujada en sus caras a la que nos tienen tan acostumbrados. Y eso, es siempre algo de agradecer.

Por eso cuando leí hace unos días una crítica sobre el grupo. Era de un concierto de esta misma gira pero en otra ciudad europea, en el que con cierto sarcasmo el autor del mismo. Intentaba ridiculizarles por su comportamiento durante su actuación, usando diferentes adjetivos para definir a cada uno, tachándolos incluso de -producto prefabricado-. Quizá en eso último es en lo único en lo que le doy algo la razón. Pero lo que obvió decir en su descripción a mi entender, desafortunada. (Por otra parte lícita, es su opinión. Al igual que ésta es la mía).

Es que todo ‘producto’, por más prefabricado que sea, no necesariamente deba funcionar. Y si en este caso, funciona y muy bien. Se debe a que sus piezas, es decir, sus cuatro componentes. Encajan a la perfección.
Ya sea por sus voces, por su carácter, por su estilo… Qué tal y como dijo David Miller, durante el concierto. A un lado está el Pop y al otro la Ópera. E Il Divo se encuentra en medio, cubriendo y llenando ese espacio. Y haciendo con ello las delicias por tanto de los amantes de ambos estilos, o de ninguno de ellos. Y que para nada tienen que estar reñidos entre sí. Para ofrecernos además de una velada inolvidable. La posibilidad a través de sus interpretaciones, de dejar que la magia nos envolviera haciéndonos sentir algo tan bonito como es sencillamente, soñar.

Y para algunos, como es mi caso, inspirarnos con su música cuando escribimos. Así que yo, simplemente puedo decir: ¡Gracias! Y qué siga vuestro éxito.