sábado, 31 de agosto de 2013

...LA MÚSICA.

...Confieso que si tuviera que escoger las cosas de las que puedo prescindir en mi vida, prácticamente podría prescindir de 'casi' todo, inclusive a pesar de que pueda parecer extraño, de escribir, algo que sin duda me apasiona. Pero de la única cosa de la que sería INCAPAZ de prescindir es de la MÚSICA. 

No entiendo de afinación, ni de voces, ni de ningún tipo de técnica o base musical, ni tampoco de estilos, sencillamente para mí hay un único tipo de música: 'la que me despierta alguna sensación'. (Soy de las que por no atreverme, ni siquiera me atrevo a cantar bajo la ducha, supongo que soy consciente de mis limitaciones).  

Porque la MÚSICA es el motor de mi vida, es la inspiración cuando me pongo a escribir, es la que me acompaña cuando salgo a pasear, la que me hace cerrar los ojos, ponerme a bailar y olvidarme de todo cuanto sucede a mi alrededor. La que hace que me emocione, me robe una sonrisa, una lágrima o me invite a soñar... la que me lleva a través de su melodía a que recupere mis recuerdos, esas vivencias pasadas: cómo un beso, o aquella secuencia de una película concreta que me marcó, o el recuerdo de una reunión familiar que fue tan especial o el de aquella inolvidable noche de fiesta con los amigos. Incluso en los momentos duros, en los que sientes una dolorosa pérdida y el llanto te asfixia y te dejas arropar por 'esa canción', la única que incomprensiblemente te consigue reconfortar, hasta que pasado el tiempo al escucharla de nuevo descubres que no solo se ha llevado consigo el dolor, sino que ahora con ella recuperas el recuerdo de la persona que se fue, regalándote su sonrisa.   

Por eso,
¡GRACIAS! 
A la MÚSICA y a vosotros.
(que os dedicáis a ella,seáis conocidos o no)
- Por llenar mi vida de todos y cada uno de esos MOMENTOS -.   


No hay comentarios:

Publicar un comentario