jueves, 24 de septiembre de 2015

Presentación CANCELADA... ¡Hasta nueva fecha!

¡¡¡DISCULPAD LAS MOLESTIAS!!! ...Por motivos personales tenemos que CANCELAR el acto de presentación del tercer libro de poemas de (Manolo Lopez Salazar). Lo haremos en un futuro próximo. Ya haremos una nueva convocatoria. Gracias a todos los interesados por vuestro apoyo.


viernes, 4 de septiembre de 2015

Presentación literaria en Platja d'Aro...


El Poeta Manolo López Salazar, nos presenta su 3r. libro de poemas:
"Lo sé... no hace falta que lo digas". 
Un estupendo libro que he tenido el honor y placer de prologar, por eso, 
reservad esta fecha en la agenda.
Viernes 02 de octubre, a las 20.30h en el restaurant MARCEL CERDAN de #PlatjadAro.

¡¡¡Os esperamos, con una copa de cava!!!




sábado, 8 de agosto de 2015

"ENCRUCIJADA" (carta al espectador) por Sergio Peris Mencheta.



"ENCRUCIJADA" (carta al espectador)

Querido Espectador.

En octubre de 2014 estrenamos LLUVIA CONSTANTE en la Sala Verde de los Teatros del Canal. Un viaje maravilloso en el que me embarqué junto a Roberto Álamo y David Serrano. Y el camino ha sido un goce, entre gente que entendemos el TEATRO como un vehículo para cambiar las cosas, dentro y fuera de uno. Hacer reír y llorar, pero también hacer reflexionar y cuestionarnos. Tratamos de elegir las obras que muestran nuestros ángulos muertos, que nos ponen al borde del acantilado, que nos alertan como seres humanos sobre nuestro comportamiento, nuestros valores, nuestros miedos, nuestros deseos, y en definitiva sobre el camino que vamos haciendo al andar en este mundo que vivimos y en este momento que nos ha tocado vivir. Y siempre me pregunto si la elección responde al afán de intentar que tú –Espectador- te veas en las mismas y te hagas preguntas; o simplemente recurrimos a ella con un afán psicoterapéutico más “onanista”…

Elegí ser actor por dos razones:
1-para contar historias que mejoraran el mundo
2-para que papá y mamá me quisieran más

Más allá del miedo evidente de saber si podría comer de esto, estas 2 razones desde el principio dibujaron ante mí 2 caminos.

El primer camino es el más divertido. Es el que te recuerda al niño que fuiste, que "jugaba a que era", y que jugaba en general. Que se ponía el mundo por montera y encontraba a todos en uno mismo. Sin pudor. Sin miedo al fracaso. Sin buscar el éxito. Y lleno de mí. El investigador y el investigado. El preguntador y la respuesta. El "mundo en pelotas", como me gusta pensar. La vida en el escenario de la misma vida. Momento a momento.
El segundo camino es el que me empuja a estar a la altura (no sé muy bien qué altura). A ser un “buen” actor. A pensar en mi “carrera”. A compararme con otros. A mitificar. A estar guapo. A brillar. A ir a fiestas, estrenos, festivales, show-rooms, alfombras... El segundo camino es el que está lleno de necesidad de reconocimiento, de halagos, de googlear mi nombre, de disfrazar mis carencias… Y en definitiva, de soñar con recoger el premio y llorar dando las gracias a papá y mamá por engendrarme. Ese camino está repleto de flashes, de opiniones, de guiños, en el mejor de los casos. O al menos está lleno de la búsqueda de todas esas cosas. Y ese camino en realidad está asfaltado y se llama “autovía”. Y pretende llevarme más y más rápido a un lugar que no existe. De hecho siento que ese camino me pone todo el rato fuera de mí: “qué dirán, ya no me llaman, ya no gusto, me ven gordo, me criticaron, salí parpadeando en la foto”,… etcétera, etcétera…¡Mucho etcétera!... En ese camino me vacío de mí, y me lleno del personaje que los demás crearon a partir de aquella frase que dije, de aquel personaje que interpreté, de aquella novia que tuve, o de aquel polémico discurso… Y ese camino de búsqueda del éxito (o sea: de insatisfacción permanente), inevitablemente, yo lo relaciono con Hollywood. Huelga decir por qué. Estos dos caminos, lejos de ser compatibles, son como aceite y agua, y cuanto más poder toma uno, más desaparece el otro. (Este capítulo da para mucho, pero no me enrollo más al respecto.) Y huelga decir también que ambos caminos son de paso obligado. Y de la cantidad de kilómetros que recorra en uno y en otro depende mi carrera, mi éxito, mis premios, mi dinero, mis portadas, mis seguidores en redes,… pero también mi entrega, mi conexión con lo que pasa en el mundo, mi conexión con lo que me pasa a mí, y creo que mi felicidad. Entre otras cosas, ser actor me obliga, consciente o inconscientemente a combinar estos dos caminos. Y uno trata, denodadamente de encontrar la fórmula para que aceite y agua congenien.

En este momento de mi vida el TEATRO se ha terminado de convertir en el vehículo sobre el que viajo por el mundo. El camino que elegí. Como actor, allí me toca vaciarme de mí un buen rato para dejar entrar al personaje que escribió el autor. Y como director, allí pongo en juego mi punto de vista y mis ganas de compartir la vida contigo, Espectador. Y hace rato que esto me hace plenamente feliz.

Hace una semana recibí una llamada "del otro lado del charco" con una proposición de trabajo como actor de esas que uno "no puede dejar pasar". El problema es que las fechas de rodaje coinciden de lleno con las fechas de LLUVIA CONSTANTE en el Canal. He estado peleando con producers, showrunners, managers, agents y Studios para tratar de hacerles entender que yo, antes de que me “descubrieran” ellos, ya existía. Y que tenía mis compromisos. Que muchos podían caer, pero que había que respetar esos 4 días que ya estaban anunciados en los Teatros del Canal. Finalmente hablé con Jorge Culla (Intendente de los Teatros del Canal), y le conté lo que estaba pasando. Tanto él como Albert Boadella (Director de los Teatros del Canal) entendieron que no podía dejar pasar esa oportunidad, y hablaron ellos mismos con los producers, showrunners, managers, agents y Studios de marras, y decidieron, ante la imposibilidad absoluta de aplazar el rodaje, anular las funciones para que pudieran contar conmigo y no buscaran a otro. Mi infinita gratitud hacia ellos.

En estos 7 días de estrés y negociaciones para defender que respetaran "mi" TEATRO, me he dado cuenta de que mi “ahora” (antes de la llamada de EEUU) es el mejor momento de mi vida. En lo personal y en lo profesional. Me gano la vida haciendo TEATRO. Es más: me la gano haciendo el TEATRO que yo quiero hacer, rodeado de la gente que lo entiende como yo, y a la que quiero. A bordo de un Barco Pirata pequeño pero matón, cuento las historias que me laten como director, y me meto en la piel del personaje que me late como actor. Y a ti, Espectador, la propuesta, por lo general, te gusta. Y disfruto el camino (que es el secreto de la felicidad, dicen).

Te escribo esta carta para despedirme de ti. Por un rato.
También para darte las gracias por vivir el TEATRO. Por comprar esa entrada. Por confiar.
Pero sobre todo para pedirte disculpas por haberte “traicionado” y haber tomado ese tren del que tantos hablan. Ese tren que “no se puede NO coger”. Y no tener que arrepentirme en el futuro de no haberme subido cuando tuve la ocasión. Ese tren que estoy seguro que no me hará más feliz de lo que me hacen, hoy, las tablas, y cuyas vías discurren por el segundo camino, claramente.

Espero que al menos sí me sirva para seguir haciendo camino y, en el mejor de los casos, no pierda de vista por la ventanilla el sendero de la alegría. Te aseguro que no cesaré en mi empeño de mezclar aceite y agua.

Disculpa, una vez más. I owe you one.
Hasta pronto.



Sergio Peris-Mencheta

En Montgat, a 28 de julio de 2015.

miércoles, 15 de julio de 2015

Mi carta de despedida, a Iker Casillas.

“Hoy definitivamente... dejo de ser del Real Madrid”.

Tengo 44 años, nací en el 71 y mi recuerdo es que desde siempre me gustó el fútbol, aunque sin ningún ápice de duda mi deporte estrella, es y será siempre el baloncesto. Bueno, en realidad puedo pasarme un rato haciendo zapping y acabar poniendo una cadena de deporte sin importar realmente demasiado de que deporte se trate; me gustan casi todos.

Recuerdo también que de chiquitita, cuando alguien me preguntaba: ¿de qué equipo eres? Teniendo en cuenta que gran parte de la familia es culé y que tan solo mi padre es merengue, yo decía algo que a todos dejaba descolocados… “Yo soy, ¡del Ayala!” respondía con alegría y convicción. Habrá seguramente quiénes no sepan de él, otros por edad aún lo recuerden. Jugó con el Atlético de Madrid… y sí, yo por entonces era del Ayala, posiblemente fue mi primer amor platónico sin saber lo que debía ser eso, ya que yo no mediría más de medio metro.  Sin embargo, al hacerme un poco más mayor, tal vez por solidarizarme con mi padre, o quizá porque Ayala ya no jugaba en el Atlético de Madrid, o porque directamente le perdí la pista… Me hice seguidora del Real Madrid. Hay quien piense de mí que no soy más que una vil “chaquetera” pero no olvidéis que por aquella época, a lo sumo, tendría unos diez años de edad. Incluso a veces creo que en realidad ser seguidora del Real Madrid fue la forma de sentirme más cercana a mi padre, la manera de mantener el vínculo con él, ya que a mis doce años decidió pillar la puerta y largarse (pero esa es otra historia). No sé, la cuestión es que desde entonces y hasta ahora, he sido del Real Madrid. Hablamos de más de treinta años y no creáis, no ha sido fácil teniendo en cuenta que además de merengue, también soy catalana; y para muchos, eso es de difícil comprensión. Para mí lo extraño era que no me dejaran ser, pensar, u opinar lo que me diera la real gana; sin más… En Madrid siempre fui la polaca, y en Cataluña la charnega. Una charnega que para más inri es simpatizante de ERC, partido reconocido independentista. Y aunque haya quien no lo crea, a su vez adoro cualquier lugar de la península ibérica y de mucho más allá, principalmente porque tengo raíces de media España y porque por lo visto para algunas mentes, poco o nada abiertas, el que me guste la vainilla, automáticamente descarta que me guste, ¡la fresa o el chocolate!
Ya no os quiero ni contar lo que ha sido defender el ser merengue ante la mayoría de novios o relaciones que he tenido, ya que cómo comprenderéis y por zona, es más fácil o habitual, encontrar un novio culé que de cualquier otro equipo, y ¡ojo! que ningún culé se me enfade, porque a mí me gusta el buen fútbol, y aunque a los fanáticos les cueste comprender eso, yo soy de las que felicito a mis amigos seguidores del equipo que sean si gana, y más, si encima son merecedores de ello. Pero sí, lo cierto es que no han sido pocas las veces que a lo largo de todos estos años tuve que discutirme con unos y otros, hasta que un día descubrí que era mejor ignorar y dejar de perder tanta energía.

Por eso he decidido que no solo voy a dejar de gastar esa energía estúpidamente y pasar a invertirla en cosas mejores, sino que hoy, dejo también de ser seguidora del Real Madrid, porque no me veo capaz de sentirme ni una sola décima de segundo más, orgullosa de ello, ni de decir que tengo el alma blanca como habré dicho en infinidad de ocasiones. Nunca más desde hoy en adelante voy a defender, ni a proclamar eso de, ¡yo soy merengue! 

Y, ¿por qué? Pues porque un club que no respeta a sus jugadores, no se merece tener seguidoras como yo. Un club que no tiene dignidad, ni ética, ni moral, que no tiene valores y que no sabe estar a la altura con aquellos que lo dieron todo sudando su camiseta, y defendiendo su escudo y  colores, no se merece que yo invierta un mínimo de mi energía en ensalzarlos. Ya fueron demasiados los jugadores que hicieron salir por la puerta pequeña sin su merecida despedida, y desde luego, la gota que ha colmado el vaso ha sido la despedida rancia, descolorida, descafeinada, además de desafortunada que se le ha dado a un SEÑOR dentro y fuera del campo y que a todos nos ha regalado, ¡tanto! Cómo Iker Casillas.  

Él, como bien dijo seguirá gritando allí donde esté: ¡Hala Madrid! Porque toda una vida en un mismo equipo, en el que lo vio crecer y madurar, ha hecho que arraigue en lo más hondo de su corazón ese sentimiento. Yo sin embargo, nunca más voy a poder decir, ni sentir eso de: Hala Madrid. Porque a partir de hoy voy a hacer como cuando era chiquitita y me pregunten: ¿¡Que de qué equipo soy!? Responderé orgullosa… Yo soy de, ¡Iker Casillas!

                                     ¡Gracias capitán!
Te deseo lo mejor, en el Oporto, o allí donde vayas. 



Elena Porras Sánchez – Escritora.

martes, 7 de julio de 2015

Revista "Girona Gastronòmica" apartado de libros...



"Azúcar, sal y limón" mi 3ra. novela, en el número de junio/julio 2015, de la revista:
"Girona Gastronòmica"... ¡ Gracias, a Paco Baso!

lunes, 22 de junio de 2015

Próximamente presentación literaria en... Platja d'Aro.




El Poeta Manolo López Salazar nos presentará su 3r. libro de poemas:
"Lo sé... no hace falta que lo digas".

Un estupendo libro que he tenido el honor y placer de prologar,
por eso, reservad esta fecha en la agenda... ¡¡¡Os esperamos!!!








miércoles, 4 de febrero de 2015

jueves, 1 de enero de 2015

Hablan de mis LIBROS en la REVISTA del BAIX EMPORDÀ...


Gracias a la REVISTA del BAIX EMPORDÀ y a Glòria Jara Albertí por su artículo en el nº de diciembre, en el que habla sobre los actos que se llevan a cabo en la Biblioteca Baldiri Reixac de Santa Cristina d'Aro, entre los que incluye la presentación de mis libros.